Qué es el Mate, cómo se bebe y cómo prepararlo

Qué es el Mate, cómo se bebe y cómo prepararlo

El Mate: qué es, cómo cebarlo y mucho más…

El mate es una infusión como el té negro, el té verde, menta poleo, manzanilla o tantas otras pero la diferencia es que hacemos la infusión y la vamos bebiendo poco a poco de un recipiente con una bombilla, que no es una lamparita sino una especie de “pajita o sorbete” especial que tiene agujeritos pequeños en la punta para que pase el líquido pero no pase la yerba. Al envase donde se bebe el mate se le llama por añadidura Mate. Este que ves en la foto del lago es mi mate de madera de sauco venido desde Argentina. Ya tiene sus años, calculo que es del ’96 cuando me casé.

Hace tiempo que vengo recopilando información sobre el Mate, la Yerba Mate y cómo cebar el mate para hacer un post sobre este tema pero nunca llegaba el momento…. hasta hoy.  Acabo de leer unas palabras del gran Lalo Mir sobre el Mate y me dije a mi misma – ¡Hoy es el día… Llegó el momento!

El Mate

Yerba Mate – Ilex paraguariensis

No sólo los argentinos tomamos mate, también es tradición en Uruguay, Paraguay (de donde es originaria la yerba mate) y el sur de Brasil. En otros países limítrofes como Chile y Bolivia el consumo de mate es muy bajo.

El mate tiene un montón de secretos que te iré desvelando a lo largo de este post.

Lo más común es tomar el mate en un mate (valga la redundancia), pero también se puede beber la infusión de yerba mate en taza. Cuando hacemos la infusión de yerba mate en taza lo llamamos “mate cocido” y es la bebida oficial de los campamentos y de los parbularios, preescolares y jardines de infantes.

El Mate

Infusión de Yerba Mate en taza – Mate Cocido

El mate cocido se prepara hirviendo agua a la que se añade la yerba mate (más o menos 2 cucharadas de yerba para 1 litro de agua). En este caso el agua sí tiene que hervir y en cuanto rompe el hervor se apaga el fuego y se deja reposar unos minutos. La yerba se irá al fondo, pasamos la infusión del mate cocido por un colador y lo bebemos en taza ya sea amargo o dulce, sólo o cortado con leche. Si no quieres hacer el mate cocido en jarrito o sólo quieres una taza puedes usar los saquitos (bolsitas) de mate cocido iguales a las del té.

Desde que vivo en España no hay una sola vez en que tomando mate en la playa o parque pase un español (o un europeo en general) mirando con cara de ¿cómo tienes la cara dura de drogarte así frente a todo el mundo? y si se atreven a preguntar, LA pregunta es ¿eso pone? ¿eso coloca? No entienden nuestro “fanatismo” nacional por esta bebida que en sí no es otra cosa que una infusión de yerba mate (mi eterna respuesta a los curiosos extranjeros) pero en el fondo para nosotros es muchísimo más.

El Mate

Y para ilustrar este sentimiento nacional lo mejor es leer las palabras de Casciari en la voz de Lalo Mir:

Un mate y un amor, por Hernán Casciari @casciari

Leído al aire en el programa de Lalo Mir ‘Lalo Bla Bla’ Radio Mitre (ARGENTINA) – algunas aclaraciones mías entre paréntesis:

El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca.
Pero no es una bebida. En este país (Argentina) nadie toma mate porque tenga sed.
Es más bien una costumbre, como rascarse.
El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo.
Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es ‘hola’ y la segunda “¿unos mates?”.
Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres.
Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas (cotillas), y pasa entre hombres serios o inmaduros.
Pasa entre los viejos de un geriátrico (asilo) y entre los adolescentes mientras estudian.
Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara.
Peronistas y radicales (antagonistas políticos) ceban mate sin preguntar.
En verano y en invierno.
Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos.
Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. Se lo das
tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme
cuando un esquenuncito
 de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo.
Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy
caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.
Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza: “¿Dulce o amargo?”. El otro responde:
“Como tomes vos”.
Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba.
La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da. La yerba no se le niega a nadie.
Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular.
Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres.
Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos. No es casualidad. No es porque sí.
El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma.
O está muerto de miedo, o está muerto de amor, o algo: pero no es un día cualquiera.
Ninguno de nosotros nos acordamos del día en que tomamos por primera vez un mate solo. Pero debe haber sido un día importante para cada uno.
Por adentro hay revoluciones.
El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores…
Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena.
La charla, no el mate.
Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y es la sinceridad para decir: ¡Basta, cambiá la yerba!’.
Es el compañerismo hecho momento.
Es la sensibilidad al agua hirviendo.
Es el cariño para preguntar, estúpidamente, ‘¿está caliente, no?’.
Es la modestia de quien ceba el mejor mate.
Es la generosidad de dar hasta el final.
Es la hospitalidad de la invitación.
Es la justicia de uno por uno.
Es la obligación de decir ‘gracias’, al menos una vez al día.
Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir.

El Mate

Algunos tips a tener en cuenta sobre el Mate:

La yerba si es equilibrada mejor, ni mucho palo (ramitas) ni mucho polvillo. La yerba sin palo suele ser un poco más fuerte pero se deja tomar.

El agua debe estar a 85ºC aproximadamente, puede ser un poco más caliente a gusto del mateador pero nunca jamás tiene que llegar a los 100ºC.

Si el agua hierve no sirve añadir agua fría porque el hervor quita oxígeno al agua y la hace más pesada. Alguna que otra vez le he echado un chorrito de soda o agua con gas pero hagan de cuenta que no dije nada 😉 son herejías mías

El Mate se puede tomar amargo o dulce endulzado con azúcar, edulcorante, stevia o miel. Se le puede añadir cáscara de naranja, de limón, hierbas (yuyos) y hasta un poquito de café. Hay para todos los gustos!

La yerba mate contiene mateína, un alcaloide del grupo de las xantinas que tiene efectos estimulantes. Pero la cantidad que se consume con el mate jamás puede causar daño. Por supuesto si eres alérgico a esa sustancia dependerá de tu propia sensibilidad.

Mis preferidos son el mate de madera de sauco y el de vidrio revestido de cuero, pero los hay de calabaza, enlozados, de acero inoxidable, de aluminio, de silicona y de cerámica… y seguramente me olvide de alguno.

El Mate

Cómo preparar el mate:

  1. Llenar 2/3 partes del mate con yerba mate
  2. Colocar la mano cerrada sobre el mate y voltearlo sacudiendo hacia arriba y abajo un par de veces (esto se hace para que el polvillo se venga hacia arriba)
  3. Mojar la yerba con agua templada a unos 40º (caliente de la canilla o grifo puede ser)
  4. Añadir agua ya caliente 80-85ºC e introducir la bombilla tapando el agujero con el dedo
  5. Ya está listo para cebar, siempre echando el agua en la zona donde está la bombilla muy delicadamente.
  6. Nunca jamás mover la bombilla (cosa que hacen los extranjeros siempre, parece que les encanta hacerla bailar jejeje)

Imagen de google

Bueno, cualquier pregunta, duda o sugerencia ya saben que me pueden escribir aquí un mensaje, en facebook, google plus etc etc. Siempre los leo y procuro responder lo más pronto que pueda.

Por último añado esta Infografía sobre el Mate que encontré en google y me pareció muy completa. Hacer click en la imagen para ampliarla y poder leer el texto.

El Mate

Espero que les haya gustado esta nota sobre el Mate y la compartan.

Y por supuesto si pruebas el mate que te salga muy rico! Si hace espumita al principio es muy buena señal!

Mis Recetas Argentinas como unos ricos bizcochitos para acompañar el Mate en este enlace: http://elrincondelaurag.com/tag/argentina/

Besos y hasta la próxima 🙂

Todo lo que necesitas saber sobre el Mate by Laura Grimaldi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.