Scones clásicos con o sin fruta

Scones clásicos con o sin fruta

Receta de Scones clásicos de Doña Petrona, redondos, en cuña con o sin fruta.

Hoy haremos los Scones clásicos tradicionales de Doña Petrona que son los que hacía mi abuela y salen buenísimos. Como siempre es una receta con fotos paso a paso y todos los truquitos para que te salgan bien ricos.

Para los que me leen desde Argentina no es que me equivoqué al escribir, la forma correcta de llamarlos es SCONE en singular y SCONES en plural, sin tragarse la letra E aunque esta no se pronuncie. Es una palabra inglesa y para más info ver la wikipedia.

La receta es bastante rendidora, estos scones son ideales para desayunos y meriendas y se pueden tomar con algo dulce o salado por igual.

A mí me encanta abrirlos por el centro con la mano y poner un poquito de mermelada ¡que rico!

Los ingredientes de estos Scones clásicos son simples y seguramente ya los tengas en casa, así que ponte manos a la obra y prepara estos riquísimos Scones clásicos.

Scones clásicos

Ingredientes para hacer los Scones clásicos:

  • 500 grs (4 tazas) de harina de trigo común
  • 150 grs de mantequilla (manteca) fría
  • 4 cucharaditas de polvo de hornear o levadura química tipo Royal
  • 100 grs (½ taza) de azúcar
  • una pizca de sal fina
  • 2 huevos L
  • 1 pocillo de leche fría
  • Opcional: fresas, frutillas, arándanos, uvas pasas o lo que gustes

Cómo hacer los Scones clásicos paso a paso:

Scones clásicos

Poner la harina, azúcar y polvo o levadura en un bowl y con unas varillas dar unas vueltas para mezclar y airear la harina.

Rallar por encima la mantequilla o cortarla en cubos pequeñitos y echarla dentro.

Con las manos ir tomando porciones de harina + mantequilla y restregar mano contra mano. Seguir hasta obtener una “arena húmeda” sin trozos de mantequilla.

Hacer un hueco en el centro y echar los huevos. Mezclar todo integrando bien los huevos.

Por último añadir la leche poco a poco sólo lo suficiente hasta tomar la masa (pocillo es una tacita de café pequeña).

Tener cuidado de NO amasar, sólo tomar la masa hasta que se una. Si amasamos damos calor a la mantequilla con las manos y se derrite por lo que saldría una masa dura y no es lo que queremos… Si tienes un cornete puedes usarlo para tomar esta masa sin usar las manos directamente. Y si tienes máquina usar la paleta con forma de K.

Dividir el bollo en 2 mitades. Poner un poquito de harina sobre la mesada o encimera y estirar una parte de la masa de 1,5 cm de altura (no te guíes por los míos que me quedaron bajitos).

Scones clásicos

Si quieres scones redondos cortar con cortapasta del diámetro que gustes sin girar para no sellar los laterales.

Acomodar en una placa para horno con papel de hornear o untada con un poco de mantequilla. Dejar espacio porque crecen un poco.

Si gustas hacerlos en forma de cuña “como porciones de pizza” ubicar la masa sobre el papel de hornear directamente. Colocar la masa en el centro y estirar con el palote o rodillo hasta obtener un círculo de 1 a 1.5 cm de alto, con un cuchillo o la ruedita de cortar la pizza hacer cortes primero al centro, luego en perpendicular formando una + y luego en diagonales hasta obtener 8 o 12 triángulos como gustes. Separar hacia atrás los triángulos para dejar un espacio entre ellos. Trasladar el papel a la placa para hornear.

Repetir el paso con la otra mitad de la masa.

Si gustas puedes hacer los Scones clásicos con fruta como fresas, frutillas, arándanos o pasas. Simplemente una vez que los tengas en la placa añadir las frutas donde gustes aquí y allá hundiéndolas en la masa. Yo en este ejemplo usé unas fresas o frutillas que corté en láminas a lo largo ¿te gustan? ¡estaban muy ricos!

Scones clásicos

Puedes pintar los scones con huevo batido, con un poquito de leche o simplemente dejarlos así al natural.

Hornear los scones en horno precalentado a una altura media con calor de arriba y abajo y si tiene ventilador que esté encendido. La temperatura 185 a 190ºC. El tiempo de hornearo es entre 15 y 20 minutos dependiendo del tamaño que los cortes y de la potencia del horno. Sacarlos más bien blancos, cuando apenas comienzan a dorarse y pasarlos con cuidado a una rejilla para que se enfríen.

Quedan muy ricos con unos hilos de glaseado al limón por arriba. Para hacerlo pon en una taza azúcar glass (impalpable) hasta mitad de la taza. Añadir 1 cucharada de zumo de limón y revolver con una cucharilla. Si hiciera falta porque está muy espeso añadir unas gotas de agua hirviendo poco a poco hasta que se forme el glaseado. Echar sobre los scones haciendo tiras y dejar que se seque simplemente al aire.

Y si haces la receta de Scones clásicos de Doña Petrona no dejes de contarme tu experiencia con un mensaje.

Besos y hasta la próxima receta 🙂

Ver más Recetas de Scones

Ver Recetas de Magdalenas y Muffins

Ver más Recetas Dulces

PD: si te ha gustado esta receta por favor compártela en redes sociales haciendo click en los enlaces que tienes aquí debajo 😉

Receta de Scones clásicos de Doña Petrona by Laura Grimaldi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.